Robert Downey Jr relata su inicio en las drogas a los 6 años inducido por su padre

Robert Downey Jr se encuentra entre los actores mejor pagados de Hollywood y ha conquistado el corazón de los fans con su papel como Iron Man en el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU); sin embargo, el éxito no siempre fue parte de su carrera debido a su adicción a las drogas, un mundo en el que inició a los 6 años de edad inducido por su padre, Robert Downey Sr. 

El actor, de 57 años, revelará detalles de su trayectoria y vida privada a través del documental “Sr.” que se estrenará en Netflix, un proyecto dirigido por Chris Smith con el que la estrella de Marvel busca homenajear a su padre, quien falleció en 2021. En él abre su corazón para mostrar el lado más oscuro de la relación con tuvieron y cómo él lo indujo a las drogas a temprana edad. 

 

“Crecer en una familia en la que todos consumían drogas”, dice Robert Downey Jr al recordar que su adicción habría comenzado en una fiesta donde los adultos fumaban marihuana. El cineasta se habría percatado de que su hijo estaba probando vino y de inmediato le quita la copa, pero en su lugar le acerca un cigarro de cannabis. El consumo no se detuvo en ese momento y, contrario a ello, se convirtió en un vínculo entre ellos. 

Adicciones de Robert Downey Jr 

Esta no es la primera vez que el protagonista de «Sherlock Holmes» habla de su adicción a las drogas y cómo esto casi termina con su entonces prometedora carrera, pues en entrevista con Oprah Winfrey se sinceró y recordó las veces que fue arrestado por realizar conductas delictivas bajo los efectos de algunas sustancias, como la cocaína. 

 

“Era tan constante como el arroz”, dijo el actor en entrevista con la periodista y dijo no culpar a sus padres de sus adicciones, pues argumentó que se trataba de una época diferente. Con el éxito de su carrera tuvo acceso a otras sustancias como las anfetaminas y la cocaína que son ilegales en Estados Unidos, motivo por el que fue arrestado por consumo y posesión. 

El actor recibió ayuda de Sean Penn y Dennis Quaid en uno de los momentos más difíciles y lo llevaron a un centro de rehabilitación, pero pronto escapó y tuvo una recaída. Luego de ello fue detenido una vez más por “lanzar ratas imaginarias” desde su vehículo, entonces pasó 113 días en prisión. Aunque no se detuvo y la siguiente ocasión tras las rejas estuvo en la misma cárcel que Charles Manson por tres años, aunque no tuvo contacto con él. 

 

HERALDO DE MÉXICO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.