“Tonto”: Ripper, el pato que demuestra que las aves sí pueden hablar… e insultar

Un pato almizclero australiano llamado Ripper fue captado diciendo “you bloody fool”, es decir, “maldito tonto”, lo que demuestra que este tipo de aves pueden imitar el lenguaje vocal como lo hacen algunas especies de loros.

De acuerdo con la grabación publicada por la revista New Scientist, los patos criados en cautiverio pueden imitar sonidos como portazos o toses, por lo que se deduce que uno de los primeros dueños del animal tenía esta muletilla, imitada a la postre por el ave.

Carel Ten Cate, investigador de la Universidad de Leiden en los Países Bajos, se mostró incrédulo ante el audio, por lo que verificó la autenticidad de esta grabación y de otras en los que los almizcleros imitan a otros patos comunes.

“Cuando escuché por primera vez estas historias pensé, ‘Oh, esto debe de ser una broma realmente buena’. Pero en realidad proviene de científicos respetados y criadores de aves, y los informes son muy confiables. Aparentemente, estos patos están aprendiendo algo sobre vocalizaciones a partir de una edad muy temprana”.

Carel Ten Cate

Ripper y las aves que pueden hablar

Por el artículo de New Scientist, se sabe que Ripper fue criado a partir de un huevo fresco procedente de East Gippsland, Victoria, Australia, en septiembre de 1983, y era el único pato almizclero presente en el momento de la cría.

Un incendio forestal que arrasó la reserva de Tidbinbilla en 2003 provocó que se perdieran múltiples archivos sobre este pato; sin embargo, su caso se comparó con el de un pato negro del Pacífico que también realizaba estos sonidos, llegando a la conclusión de que ambos hicieron sus imitaciones durante sus exhibiciones de apareamiento.

Tal como el pato Ripper, otras especies habrían desarrollado un mecanismo de aprendizaje vocal | Foto: Pixabay

Los investigadores se han interesado en los patos almizcleros porque muy pocos son los animales capaces de emitir ruidos vocales. El caso de Ripper recuerda a Echo, un ave lira de siete años que fue capaz de imitar a la perfección el llanto de un bebé.

Los investigadores no escondieron su sorpresa, pues Ripper representaría un caso de evolución independiente, lo que plantea muchas preguntas que van desde los mecanismos neuronales y de comportamiento implicados hasta los antecedentes evolutivos y adaptativos del aprendizaje vocal.

 

UNO TV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.