Reyli vuelve con sobredosis de alegría

Reyli Barba estuvo ausente de los escenarios y la música durante ocho años.

En este periodo tocó fondo, estuvo en rehabilitación tras su adicción al alcohol y saldó cuentas con la vida. Hoy está de vuelta con su voz y un nuevo tema que habla de esa transformación en la que “todo lo pasado, bueno y malo, ya pasó” y que lo ha cargado de “una sobredosis de alegría”, tal como lo dice la letra y lo expone en las imágenes de su video.

Se trata del sencillo Todo lo que está pasando me gusta, que hoy es revelado en plataformas digitales, redes y en su página de YouTube.

Estoy en el mejor momento de mi vida, todo lo que está pasando me gusta. Esta es una técnica que me dio mi padre, mi abuelo se la dio a él y mi tatarabuelo a mi abuelo. Si tú escribes en un papel ‘todo lo que está pasando me gusta’ y lo lees todos los días, tres veces, eres el más feliz de la tierra. La mente funciona de esa manera. Cuando uno repite la frase, el día se convierte en apoteósicamente bello. Recordé ese consejo de mi papá y por ello se llama así este sencillo”, expresó a Excélsior Reyli Barba en la grabación de su video.

 

 

El cantante y compositor mexicano de 47 años, originario de Juárez, Chiapas, habló de su ausencia musical.

Después de pasar los laberintos que me tocaron encontré la varita mágica: todo lo que está pasando me gusta. Me interesa proponer alegría, amor, optimismo, buena voluntad, paciencia, pasión. Dejé atrás el alcohol, no bebo desde hace muchos años ya, y me siento vivo, feliz, hasta puedo conversar. Cuando sales de un laberinto tan profundo como en el que yo estaba, tus relaciones empiezan a ser de calidad, amorosas. Las relaciones son sanas cuando uno está sano”, detalló el compositor de Amor del bueno, La descarada y Desde que llegaste.

El autor y voz de álbumes como En la luna (2004), Fe (2007), Qué vueltas da la vida (2009) y Bien acompañado (2011), como solista, reveló su transformación.

Espiritualmente el cambio es profundo, emocionalmente, maravilloso, y físicamente bajé 25 kilos sin ningún esfuerzo. Solamente es no beber, yoga, Todo lo que está pasando me gusta, mente positiva, amorosa y todo fluye. Escriban esta frase en su espejo y en 41 días me cuentan el cambio”, dijo.

Cuando en 1990 llegó a la CDMX pesaba 99 kilos. Ahora pesa lo mismo, precisó con una gran sonrisa.

En esta pausa me guardé para rehabilitarme, renacer, empezar de cero, para reconocer el punto de partida. A todos los que están en el dolor, porque se vive día con día estando en esas condiciones, lo único que les digo es que acepten la enfermedad, es el primer paso. Me costó mucho, pero cuando lo hice cambió mi vida. Ahora tengo los pies en el cielo y la cabeza en la tierra”, enfatizó.

Su vuelta además festeja casi 30 años de trayectoria.

Voy a cumplir 30 años de haber llegado a la Ciudad de México, el 7 de enero de 2020. La música siempre me ha salvado la vida, porque hace catarsis, libera. Antes no quería obedecer a la disciplina y hoy soy disciplinado, eso me está cambiando la vida”, acotó.

Ahora Reyli está listo para la nueva industria musical.

Están bien plantadas las nuevas raíces, las plataformas, pero están cambiando tan rápido que lo mejor está por venir, por el bien de todos. En esta pausa me guardé para rehabilitarme, renacer, empezar de cero, para reconocer el punto de partida”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.