Muchas veces comemos por razones que poco tiene que ver con el hambre. A saber, aburrimiento, tristeza, soledad o … ansiedad. Cuando comemos dominados por las emociones casi siempre nos damos atracones que en realidad están provocados por el cortisol ,la hormona del estrés que dispara el apetito de alimentosRead More →