Las formas en que tu cuerpo te avisa que tienes un problema con la tiroides

Dificultad para concentrarte

Cuando la persona parece hipotiroidismo (producción de hormonas tiroideas baja) le cuesta más trabajo realizar sus actividades diarias y enfocar su atención.

Aumento de peso

Si has cuidado tus hábitos alimenticios, haces ejercicio y aun así subiste de peso, podría ser por un desajuste hormonal conocido como hipotiroidismo.

 

Cambios de humor

Si notas que cada vez estás más irritable o sensible, lo mejor es que acudas a una valoración con un endocrinólogo.

 

Estreñimiento

Aunque no lo creas este síntoma puede confundirse con otros padecimientos pero es común en personas con problemas de tiroides.

 

Dolor en garganta

Al localizarse la tiroides en la garganta es probable que exista incomodidad o ardor en ella.

 

Cansancio constante

Es común tanto en el hipotiroidismo como en el hipertiroidismo, ya que en uno hay cansancio por que el metabolismo se encuentra desacelerado y en la otra porque la hiperactividad no lo deja dormir.

 

Presión alta

Suele estar acompañada de palpitaciones, lo que provoca que los niveles de colesterol malo aumenten.

 

Se acelera tu corazón

Cuando tienes hipertiroidismo es común que las palpitaciones cardíacas se aceleren.

 

La falta de tiroides puede generar que tu piel esté más seca de lo normal y que sudes menos.

 

Te sientes triste

Cuando se produce muy poca tiroides, se alteran los niveles de serotonina en el cerebro, haciéndote sentir más triste de lo normal o incluso depresiva.

 

Fuente: Plano informativo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.