Interjet arruina celebración de Fin de Año de 200 pasajeros

Más de 12 horas en el aeropuerto internacional General Roberto Fierro Villalobos de la ciudad de Chihuahua esperaron cerca de 200 pasajeros de Interjet, los cuales ocasionaron un caos, pues en protesta a la demora de su vuelo de Chihuahua a Ciudad de México bloquearon las puertas de acceso de la sala de abordaje hasta que les dieron una solución.

El percance comenzó a las 10:00 horas, cuando la aerolínea, sin previo aviso, canceló su vuelo por cuestiones climatológicas, que impedían la salida del avión desde la Ciudad de México a Chihuahua.

De acuerdo al personal de Interjet, estaban esperando el avión procedentes de la capital del país, el mismo que seria abordado por estos pasajeros que llegarían a su destino, sin embargo nunca despegó de la capital.

Los pasajeros afectados explicaron que los empleados comenzaron dándoles retrasos de una hora, después otra hora, y así sucesivamente hasta que se dieron las 16:00 horas, cuando finalmente les anunciaron que el viaje sería reprogramado al día siguiente y que a ellos se les entregaría un pase de abordar en el lugar.

El anuncio encendió los ánimos de los pasajeros, quienes se amotinaron en la barra correspondiente a Interjet, en donde minutos antes negociaban que los colocaran en algún vuelo de otra aerolínea para llegar a su destino.

Tras el anuncio, un pasajero incitó al grupo de pasajeros a ingresar a las instalaciones del aeropuerto para impedir que saliera cualquier otro vuelo, hasta que no llegara alguna autoridad competente para resolver el problema.

Al no poder llegar más lejos del área en donde se documenta el equipaje, los inconformes regresaron a la sala principal del aeropuerto para bloquear el acceso al abordaje del aeropuerto, lo cual encendió nuevamente los ánimos, pero en esta ocasión con el resto de usuarios de otras aerolíneas.

Ante las puertas, cientos de clientes de distintas aerolíneas se reunieron para discutir, pues los 200 pasajeros que no pudieron tomar el vuelo, a causa de la cancelación, estaban afectando a más de 300 pasajeros con su acción.

El jefe de la Policía Federal, Fernando Johnson, señaló que las puertas y cualquier tipo de acceso al área de abordaje debía ser bloqueado por protocolo de seguridad, lo cual perjudicaba a los cientos de usuarios más, quienes ya tenían programados sus vuelos para esa hora.

Tras casi 12 horas de espera en el aeropuerto, la gerente de Interjet, Jessica Marín, acudió para brindarles una solución a los pasajeros afectados, indicándoles que ya tenía un vuelo especial, el cual saldría presuntamente a las 11:45 horas hacia la Ciudad de México.

Tras la desconfianza creada por tanta incertidumbre con su vuelo, los usuarios no se movieron del frente de las puertas, hasta que no les fueron entregados los primeros pases de abordar.

De igual manera, las autoridades del aeropuerto comenzaron a movilizar a los otros afectados, quienes ya tenían un retraso de una hora y media en sus salidas, hacia el acceso 1.A, por donde ingresa el personal del mismo hacia los hangares, siendo los clientes de AeroMéxico, Viva Aerobus y TAR, con vuelos con destino a la ciudad de Monterrey, quienes fueron abordando a sus respectivos aviones.

En tanto los pasajeros de Interjet recibieron sus nuevos pases de abordaje, con la advertencia de que si había otro percance con el avión, nuevamente tomarían “al toro por los cuernos”, ocasionando un percance similar o mayor en las instalaciones.

Personal de la Sedena y de la Policía Federal acudieron al Aeropuerto para evitar que se cometiera cualquier delito en contra de los reglamentos, tanto del aeropuerto, como de cualquier espacio público.

 

Fuente: Reportur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.