Así es como «todos pagaremos el costo» de cancelar el NAIM

“Vayan a invertir a otros países” es el mensaje que manda a los inversionistas de todo el mundo la decisión de cancelar la construcción del Aeropuerto Internacional de México (NAIM), consideró Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad.

En charla con Excélsior el especialista explicó que el próximo gobierno “se dio un balazo en el pie, innecesario, que tendremos que pagar todos” con la cancelación del puerto aéreo que se construye en el municipio de Texcoco en el Estado de México.

Todos los que tenemos un crédito tendremos que pagarlo con mayores tasas de interés pues éstas se están elevando luego de que el presidente electo decidió cancelar el nuevo aeropuerto en Texcoco, además la apreciación del dólar causará mayor inflación debido a la cantidad de insumos que se compran y venden en esta moneda, a lo que se sumará una menor captación de inversiones extranjeras”.

Resaltó que “de nada sirve una política de austeridad si se despilfarran cerca de 120 mil millones de pesos en una obra de infraestructura que prácticamente lleva décadas en proceso de planeación”. Por lo que calificó como “un capricho” que se cancele la construcción del puerto aéreo luego de un proceso de consulta que tuvo “una serie de vicios que no le dan validez para justificar decisiones relacionadas con la política de infraestructura”.

“Lamentablemente, se están poniendo más trabas al desarrollo del país cuando ya de por sí existen profundas desigualdades económicas, además de alto índices de violencia”. Destacó que si había corrupción en la construcción del puerto aéreo en Texcoco, ésta debió ser perseguida por ley hasta sus últimas consecuencias, porque ésta no la cometen las obras, sino los individuos, “por ello, se debió investigar y no cancelar un proyecto indispensable para incrementar la competitividad del país”.

En 2017, México, pese a ser la décimo quinta economía más grande del mundo, ocupó el lugar 67 de 137 en calidad de infraestructura aeroportuaria y el lugar 51 en competitividad general, según el más reciente reporte del Foro Económico Mundial.

DESAFÍO

Para el especialista, ahora el reto será verificar cómo se le dará viabilidad al proyecto del próximo mandatario sin poner en riesgo la vida de los usuarios de la Base Aérea de Santa Lucía, ubicada en el municipio de Zumpango.

Faltan los estudios técnicos, los cuales llevarán varios meses porque se requerirá estudiar a profundidad cómo hacer realidad ese capricho”. El proyecto propuesto por el presidente electo también contempla reacondicionar el Aeropuerto Internacional Benito Juárez y reactivar el Aeropuerto de Toluca.

“Aún tengo la esperanza de que, al ver las consecuencias de esta decisión, López Obrador tomé una ruta distinta pues la soberbia no debe pesar más que los datos”.

 

Fuente: Dinero en imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.