¿La Ley FinTech mejorará la vida de los mexicanos?

La inclusión financiera es un tema complejo desde su definición. Entre algunos de los factores que la componen, encontramos el acceso y uso de servicios financieros para la población en general (individuos y negocios), la educación financiera y la protección que reciben sus usuarios.

Lograr inclusión financiera enfrenta una gran variedad de desafíos que son particulares de cada economía. Para la implementación y aceptación del ecosistema de servicios financieros, influyen aspectos como la situación geográfica, la educación, los valores culturales y sociales, la seguridad, la existencia o ausencia de políticas favorables, costos de operación, entre otros.

En México y en Latinoamérica, se mantienen rezagos en esta materia. Por ejemplo, de acuerdo a cifras del 9º Reporte Nacional de Inclusión Financiera (2018), la penetración del crédito total en México es cercano al 50% del PIB. Por otra parte, apenas el 31% de las empresas formales en México, tiene acceso a financiamiento.

Ante tales datos duros, es necesario que la inclusión no sea entendida exclusivamente como la apertura de cuentas, de sucursales bancarias, corresponsales y/o cajeros electrónicos, en zonas que no habían sido atendidas bajo mecanismos tradicionales. El concepto de inclusión financiera tiene actualmente una mayor dimensión y profundidad, inclusive para la población que ya se encuentra atendida por el sistema financiero.

En marzo de 2018 se publicó la Ley FinTech en México, basada en los principios de inclusión e innovación financiera, la promoción de la competencia, la protección al consumidor, la preservación de la estabilidad financiera, la prevención de operaciones ilícitas y la neutralidad tecnológica. Sin duda el desarrollo de esta Ley, la profesionalización y consolidación de las FinTech, generan un entorno de certidumbre y confianza para los usuarios de nuevos mecanismos y servicios,

El desarrollo de las empresas y del ecosistema Fintech en México brinda beneficios para todos:

  • a) propicia que exista una mayor cultura del ahorro y la inversión para los particulares;
  • b) otorga recursos adicionales a negocios para financiar actividades productivas;
  • c) simplifica costos y medios de pago;
  • d) diversifica a los agentes y la oferta de financiamiento;
  • e) implementa tecnologías de punta combatiendo fraudes e inseguridad, entre muchos otros.

Lograremos una mejor inclusión financiera a través de las empresas Fintech, democratizando el acceso al sistema financiero, con una muy retadora meta:  que las buenas empresas siempre tengan acceso a alternativas de financiamiento.

José Manuel Piñera

Director de Crédito Cumplo México

Cumplo.mx

Fuente: Dinero en Imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.