Los políticos temen a la música porque conocen su poder

Tres veces postulado al Grammy, Richard Bona es un camerunés que radica entre Nueva York y París. Sin embargo, ni su prodigiosa habilidad, que le ha merecido el mote del Sting africano, lo ha eximido de las políticas de migración europeas y las estadunidenses, de Donald Trump.

El cantautor y bajista tuvo que abandonar la capital francesa ya una vez, después de que las autoriades le negaron la renovación de su permiso migratorio.

¿Qué tienen los europeos que enseñarnos sobre migración? ¿Quién es Trump para decirme algo sobre el tema? Ellos también migraron, no aparecieron en sus países por arte de magia. Sus políticas son de lo más estúpido. Antes migrábamos por todo el mundo. Nos hacen sentir culpables, pero no tiene porque ser así, expresó el músico en entrevista telefónica con La Jornada.

Fuente: La Jornada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.