Así trataba María Félix a su primo Mario Almada

Mario Almada era uno de los grandes actores de las películas de acción en el Cine Mexicano, junto a su hermano Fernando, logró destacar en la industria y graban cientos de filmes que lo llevaron al estrellato. A pesar de que era muy famoso, pocos saben que una de sus primas también estaba involucrada en el medio artístico, y de hecho era de las divas de la Época de Oro de la cinematografía nacional, pues se trató de María Félix. Fue el propio artista quien en una entrevista reveló cuál era su parentesco y como era que lo trababa su familiar, que se caracterizaba por su fuerte personalidad. 

Mientras «La Doña» debutó en el Cine de Oro con la película «El peñón de las ánimas», 1942, en donde conoció al que sería su esposo años más tarde Jorge Negrete  y se hizo una destacada actriz gracias a sus personajes de «mujer fatal» logrando trascender fronteras; el integrante de «Los Hermanos Almada» se convirtió en estrella hasta los años 60, 70 y 80, ya que comenzó a hacer cintas de llamado western mexicano, inspiradas en aquellas del viejo oeste norteamericanas, pero con un toque nacional. 

Desde que debutó María Félix se convirtió en una de las grandes divas del cine Foto: Especial

Mario Almada confiesa cómo era su prima María Félix

Los destacados actores eran familiares debido al parentesco entre sus padres, pues Ricardo Almada Güereña, padre del actor era primo hermano de Josefa Güereña Rosas, madre de la protagonista de «Tizoc: amor de indio«. A pesar de este lazo y de que se desempeñaban en el mismo medio, los dos no eran muy unidos, pues aunque ambos sabían de su vínculo sanguíneo no tenían relación alguna, sobre todo la diva de la pantalla grande quien constantemente ignoraba a «Los Hermanos Almada«. 

Fue el propio Mario quien reveló en una entrevista con el periodista Gustavo Adolfo Infante que el padre de María Félix era primo de su mamá, y aunque «María Bonita», como también era llamada la actriz, sabía de este parentesco no le hablaba, ni a su hermano Fernando Almada, pues se creía superior a sus familiares. No obstante, cuando ganó la Diosa de Plata a finales de los años 60, la actitud de la estrella de la época dorada de la cinematografía cambió y hasta entabló una conversación. 

«(María Félix) era medio altiva, casi ni nos saludaba a nosotros cuando estaba ahí. Pero cuando me saqué la Diosa de Plata esa vez sí me saludó: ‘Adiós primo’, me dijo», recordó Mario Almada durante una conversación con el periodista y titular del programa «En compañía de», en la que también reveló que los directores y productores «hacían cola» para que él trabajara en sus proyectos, por eso se convirtió en uno de los actores que más cintas ha grabado durante su larga trayectoria en el cine nacional. 

Mario Almada, estrella del Cine Mexicano

Mario Almada nació el 7 de enero de 1922, en Huatabampo, Sonora, desde muy pequeño tuvo interés por el medio artístico, pues junto a su hermano Fernando apareció en la película de Juan Orol, «Madre querida», de 1935, en donde tuvieron un pequeño papel, por lo que esta cinta es poco conocida. Fue hasta que en 1959, que su hermano tuvo su primera oportunidad en «Milagros de San Martín de Porres», que se volvió a introducir al espectáculo, ya que poco a poco participó en diferentes producciones, siendo las de cine de acción las que consolidaron su carrera en el medio. 

Aunque ambos tenían mucho éxito como «Los Hermanos Almada», a principios del siglo, Fernando decidió retirarse de la actuación «abandonando» a Mario, quien decidió seguir en la industria a pesar de su avanzada edad. La estrella de «El tunco Maclovio» murió el 4 de octubre de 2016, a los 94 años, mientras que su hermano se encuentra retirado con 91 años, por lo que se sabe poco de él, sin embargo, en su última aparición en público dejó ver que goza de buena salud

HERALDO DE MÉXICO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.