Cosas que te pueden pasar durante el primer trimestre de embarazo

Cuando nos enteramos de que estamos embarazadas muchas cosas pasan por nuestra mente: emoción, nerviosismo y tal vez un poco de miedo a lo desconocido. Por eso nos dimos a la tarea de preguntar a varias mamás cuáles fueron los síntomas más inesperados por los que pasaron durante los primeros tres meses de su embarazo, ¡así sabremos qué esperar!

1. El cansancio es peor de lo que te cuentan

“Yo tenía sueño todo el día, me despertaba cansada. Para mí fue lo peor del primer trimestre, si pasaba dos horas fuera de mi casa lo único que quería hacer era regresar a dormir una siesta”.

 

Puede ser que tú también te sientas como que no puedes mantener los ojos abiertos ni un segundo. ¡Es normal! Esto se puede deber a que tu cuerpo produce más progesterona durante este tiempo, lo que provoca fatiga durante el día. Pero no te preocupes, generalmente el cansancio se reduce en el segundo trimestre.

 

2. Sueños raros

“Los sueños más extraños que he tenido en mi vida los he soñado en el primer trimestre de mis embarazos. Además, me acordaba de todo como si realmente hubiera sucedido. Es súper extraño y nadie me dijo que me podía pasar. Algunos eran pesadillas, pero la mayoría eran solo cosas muy raras”.

 

Tal vez se deba a la producción de hormonas, pero muchas embarazadas reportan tener sueños vívidos y extraños en este periodo. La ansiedad y el estrés también pueden ser factores que afectan tu sueño.

 

3. Los olores te sorprenden

“Las cosas olían distinto. Olores en los que nunca me había fijado me molestaban muchísimo. Tuve que cambiar hasta los productos de limpieza porque me daban asco. Es como si de pronto pudieras oler cosas que antes no sabías ni que tenían olor”.

 

Como siempre, todo es culpa de las hormonas (en este caso el estrógeno). No tiene nada de malo que le pidas a tu pareja que deje de usar esa loción, o que evites cocinar ciertos alimentos porque te provocan náuseas. Algunas mamás nos recomendaron llevar contigo algo que sí toleres para “bloquear” los que no. Un frasquito de aceite esencial o un limón partido te pueden servir cuando los aromas desagradables son inevitables.

 

4. El estrés de preparar tu cuerpo

“Me daba mucho miedo no saber si estaba comiendo todo lo que necesitaba para que mi bebé creciera bien. Nunca fui ordenada para mis comidas, y no estaba acostumbrada a pensar en vitaminas y minerales. Pasé los primeros meses con ese estrés”.

 

Los primeros meses, especialmente si tu embarazo no fue particularmente planeado, pueden ser muy estresantes porque es fácil sentir que tu cuerpo no estaba “listo”. No te aflijas por el ácido fólico que no tomaste, concéntrate en lo que puedes hacer ahora por tu bebé. Busca un multivitamínico que te ayude a obtener las vitaminas y minerales que tu pequeñito necesita y toma en cuenta las recomendaciones de tu doctor sobre dieta y ejercicio. ¡Cuida tu cuerpo desde hoy!

 

5.  La náusea es de todo el día

“No sé quién nos dijo que las náuseas nada más te dan en las mañanas porque es una total mentira. Yo tuve el estómago revuelto dos meses seguidos. Algunos días es nada más malestar, otros terminas vomitando tres veces en el baño de la oficina. Lo bueno es que se me quitó al principio del segundo trimestre, no a todas las mujeres se les quitan”.

 

Las náuseas son completamente normales a cualquier hora, y muchas mamás recomiendan tener galletas saladas o una bolsita de cereal cerca de ti en todo momento para comer si empiezas a sentir el estómago revuelto. Evita estar demasiado satisfecha o pasar mucho tiempo sin comer.

 

Te recomendamos consultar con tu médico si llevas más de 24 horas sin poder comer o beber agua sin vomitar, para que no te deshidrates, pero es muy probable que tus náuseas se vayan después de la semana 20 de gestación.

 

6. Un sabor curioso en la boca

“Es como brócoli hervido, o como si hubiera chupado una moneda. Durante los primeros meses de mi embarazo tenía ese sabor en la boca todo el día. No se quitaba ni lavándome los dientes”.

 

Esto se debe a un trastorno del gusto que, sorpresa, también es culpa de las hormonas. La comida te puede saber diferente, o puedes tener un sabor constante en la boca que parece no irse nunca. Esto también es normal, y eventualmente se pasa. Prueba comiendo cosas ácidas (como el jugo de un limón si tu estómago lo tolera), esto ayuda a quitar el sabor por un rato.

 

7. No siempre te sientes emocionada

“Mi embarazo fue planeado, pero aún así al principio no me dio gusto. Estaba asustada, y no me sentía “conectada” con mi bebé. Sabía que era buena noticia, siempre había querido ser mamá, pero por alguna razón al principio me sentía como si fuera otra persona, como si esto no me estuviera pasando a mí”.

 

La ansiedad y el miedo al cambio te pueden hacer sentir de esta manera, y a veces esto provoca que te sientas mal de no estar más emocionada, ¡pero no pasa nada! Es normal, muchas mamás pasan por esto al principio. Con el tiempo este malestar se quita, y si sientes que no mejora platícalo con tus amigas, seguramente algunas pasaron por algo similar.

 

La mayoría de estos síntomas desaparecerán durante tu segundo trimestre y son completamente normales, pero si tienes dudas o sientes que algo podría estar mal habla con tu doctor. Hacer caso a tu intuición te ayudará a sentirte más segura durante tu embarazo. Recuerda que hay luz al final del túnel, ¡pronto tendrás a tu bebé en tus brazos y todos estos síntomas serán cosa del pasado!

 

Plano informativo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.