Estos son los misterios alrededor del penacho de Moctezuma

Uno de los objetos que tiene varios misterios a su alrededor es el penacho de Moctezuma, por eso, aquí te decimos alguno de ellos.

Luego de que el Gobierno mexicano tratará de traer este objeto, con la visita de Beatriz Gutiérrez Müller a Europa, los expertos aseguraron que es imposible que el penacho regrese al país debido a su fragilidad.

Este no fue el primer intento de regresarlo a México, en 2011 se entablaron pláticas con Austria para obtener el penacho a préstamo, pero tiempo después aclararon que un posible traslado pondría en riesgo la pieza. El objeto entró en su restauración y volvió a ser expuesto en 2014 en Viena.

¿Cómo llegó el penacho a Austria?

El penacho fue creado por maestros de arte plumario y esta compuesto de más de mil 500 piezas de oro, además contiene plumas de quetzal, pájaro ardilla, contiga azulejo y espátula plateada rosada, todo esto cosidas con hilo de agave.

Según la historia, la pieza llegó a Europa en calidad de regalo por parte de Moctezuma hacia Hernán Cortés. Posteriormente, cruzó el Atlántico hacia el Viejo Continente y fue exhibido en Bruselas junto a otras piezas.

 

Hacia finales del siglo XVI, el penacho apareció en manos de Fernando II del Tirol, archiduque de Austria.

Luego de que llegara a la corte austriaca el penacho permaneció desaparecido por siglos. Fue hasta el siglo XIX que fue encontrado en un palacio vienés, donde sobrevivió los mayores daños gracias a que estaba dentro de una vitrina.

¿Era un penacho y pertenecía a Moctezuma?

Algunos investigadores e historiadores tuvieron dudas alrededor de la pieza, ya que algunos activistas consideran al penacho una “corona sagrada”, mientras otros dudan que sea un penacho.

“El mal llamado penacho de Moctezuma es en realidad una capa de plumas preciosas que portó algún sacerdote y no el emperador del imperio mexica”, comentó el investigador Gerardo del Olmo en 2005.

El investigador sostuvo que la pieza sería imposible de usar, tanto por su peso como por sus dimensiones, que son un 1.30 metros de alto y un 1.60 de largo.

Por su parte, la historiadora Carmen Cook de Leonard, en un texto de 1988 aseguró que Moctezuma nunca usó el penacho, además de que quedaba muy poco del penacho original luego de varias reparaciones.

El penacho nunca lo usó Moctezuma. Es una de las 158 piezas como regalo de Moctezuma a Cortés, que a su vez las envió al rey de España, por lo que no fue robado. El penacho se ha conservado por los amantes del arte a través de casi cinco siglos, con el cariño que merece, a pesar de guerras y por lo menos diez cambios de lugar”, destacó.

 

 

24HORAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.