¿Qué es un crédito de liquidez y cómo usarlo para pagar deudas de tarjeta de crédito?

La cuarentena establecida en México por la emergencia sanitaria a causa del Covid-19, ha acarreado complicaciones económicas para miles de mexican@s, pequeños y medianos empresarios, así como de emprendedores; debido a esta coyuntura deben enfrentar problemas financieros, como el pago de colegiaturas o tener liquidez para mantener su empresa y poder pagar el salario de sus trabajadores, en un gesto de solidaridad con ellos, pero llega el momento en que esto no se podrá sostener. 

Tomando en cuenta que en México existen alrededor de 32 millones de viviendas y, de ellas, el 68% son propias, 16% son rentadas, 14% son prestadas, y 2% están en alguna otra situación (INEGI, 2015)*, existe un número considerable de habitantes en el país que son dueños de su vivienda y tienen la oportunidad de acceder a un crédito de liquidez en estos momentos para generar mayor certidumbre económica dentro de sus núcleos cercanos. “El 80 por ciento de los usuarios que solicitan un crédito de liquidez en Smart Lending buscan consolidar sus deudas, en especial, de tarjetas de crédito. Además, hemos logrado reducir entre un 30 y 80 por ciento el pago de mensualidades de deudas previas que tenían”, menciona Bernardo Silva, CEO y cofundador de la primera hipotecaria mexicana 100% digital.

Si bien es cierto que se han dado opciones a las personas para que puedan hacer frente a esta situación, también es necesario explorar la opción de créditos con garantía hipotecaria, cuyas condiciones son más solidarias a las que se pueden encontrar en la banca comercial y los cuales, de acuerdo a Smart Lending, son pagados puntualmente pues el mismo crédito les permite tener un presupuesto mensual más holgado que lo que tenían antes al tener una mensualidad más baja para pagar sus deudas.

Para poder ayudar a más personas que enfrentan una situación económica difícil, se hicieron cambios en su algoritmo de evaluación de perfil crediticio, para ser más flexibles en la evaluación de ingresos de sus clientes y en la revisión de quienes su buró no es impecable, también se incluyó una metodología de comprobación de ingresos que permite al cliente comprobar ingresos adicionales de actividades informales. El resultado ha sido que el 25 por ciento de todas las personas que se pre-aprueban obtienen un resultado positivo y son candidatos a que se les otorgue un crédito de liquidez.

“Es importante destacar que detrás de cada solicitud hay una historia y personas que las protagonizan, como es el caso de una clienta que tiene pastelerías y la salud económica de sus establecimientos está comprometida. Nos buscó para obtener un crédito de liquidez a fin de solventar los gastos durante estos meses de ventas bajas y en cuanto se revierta la situación sanitaria y se reactive la economía pagará el crédito lo más rápido posible dándole la oportunidad de poder seguir operando y conservar a todo su personal”, afirma Silva.

El crédito de liquidez en Smart Lending es un producto de destino libre que tiene características atractivas que lo posicionan de manera superior si se compara con los de nómina, personales o tarjetas de crédito. La tasa de interés que ofrece va del 1.33 al 1.83 por ciento mensual fija durante toda la vida del crédito. El plazo máximo es de 15 años y no hay penalidad por pagos adelantados a capital, adicionalmente el monto de financiamiento es de hasta siete millones de pesos.

Por ejemplo, para un préstamo de 500 mil pesos la mensualidad de un crédito personal sería cercana a 21 mil; para uno de nómina, estaría alrededor de 19 mil y con un crédito de liquidez de Smart Lending ésta se reduce de manera drástica a tan sólo 8 mil 500 mensuales.

“Hemos tenido un incremento sustancial de clientes de todo tipo, quienes buscan refinanciar deudas, invertir en su negocio, aprovechar nuevas oportunidades o cubrir gastos imprevistos. En su totalidad, hemos visto 50 por ciento más clientes que pidieron un crédito de liquidez durante marzo y abril en comparación con los meses anteriores del año”, agregó.

Finalmente, Silva consideró que los productos de la banca tradicional dejan sin posibilidad de financiamiento a mucha población y Smart Lending se presenta como una opción viable para cubrir sus necesidades de liquidez en cualquier momento, puede ser que la combinación de casos de uso cambie, pero la demanda aún existirá.

“Además creemos que va a aumentar porque la gente va a necesitar más dinero para salir de deudas, invertir en su negocio y sustentar sus ingresos; la competencia va a estar muy pasmada para poder reaccionar de manera rápida ante las circunstancias del mercado y nuestro producto podrá ayudar y resolver las necesidades de los cliente; es un crédito poco conocido, conforme pase el tiempo va a haber más jugadores en el mercado, lo cual nos va a ayudar a tener una mejor penetración del tipo de préstamo que ofrecemos”.

 

 

DINERO EN IMAGEN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.