Para tener dinero «pronto» también se puede invertir

El ahorro es un hábito que consiste en reservar una porción de los ingresos que será usada en los planes que se tengan para el futuro a corto, mediano o largo plazo. Ahorrar es muy importante para cualquier persona, pues sirve para sortear dificultades económicas o materializar sueños sin necesidad de endeudarse.

Por el otro lado está la inversión, la idea básica detrás de invertir es poner el dinero que has ahorrado en cosas que van a adquirir más valor con el paso del tiempo, por ejemplo, acciones, bonos, cobro de préstamos con una tasa de interés o bienes raíces.

¿Qué pasa si mis metas son a corto plazo? muchos dirían que la mejor opción es ahorrar, ya que las inversiones requieren de una gran cantidad de dinero para que funcione o de plazos muy largos para ver resultados. Si estoy planeando irme de viaje, estudiar un posgrado o maestría o dar el enganche para un vehículo lo más seguro es ahorrar una parte de mis ingresos hasta llegar a la meta que necesito, Pero sabías que hay opciones que te permiten invertir desde mil pesos, a plazos que van desde los 30 hasta los 120 días, con rendimientos superiores a los sistemas de inversión tradicional y con muy bajo riesgo.

¿Qué debemos hacer para convertir nuestros ahorros en una inversión para nuestros proyectos a corto plazo?

“Lo primero es hacer un presupuesto para saber cuánto dinero ganas y cuánto gastas. Tal vez pienses que no tienes gastos innecesarios y aún, así no te alcanza el dinero. Si haces un presupuesto quizá descubras que -por ejemplo- estás gastando 60% de tu ingreso en el pago de renta y por esa distribución inadecuada se te complica ahorrar”, es la recomendación de Paulina Aguilar, directora de la plataforma de crowdfunding Cumplo.

El siguiente paso es identificar cuál es tu capacidad de ahorro. Con base en el presupuesto puedes saber si gastas menos de lo que ganas o viceversa. Si ganas 100 y tus gastos ascienden a 90, tu capacidad de ahorro en ese momento es de 10. Si el escenario fuera al revés y descubres que gastas más de lo que ganas, el reto está en revertir esa situación.

Tener tu objetivo muy claro te permitirá conseguirlo de manera más fácil

“Una pregunta que debes hacerte es, ¿para qué estoy ahorrando, ¿cuál es mi objetivo? De ahí parte todo proyecto de vida, de un plan que te permita saber a dónde vas y cuándo debes llegar ahí. Recuerda que el ahorro en casa es un riesgo constante de que te lo gastes y en el largo plazo pierde su valor. Por ello, incluso para metas de corto plazo hay que buscar opciones de inversión que te den rendimiento”, mencionó la directora general de Cumplo México.

Pueden ser metas pequeñas y de corto plazo; como irse de viaje de fin de semana sin endeudarte. O pagar tu titulación, estudiar un diplomado… De cualquier forma, es importante ahorrar y planear.

“Una vez que identifiques todos tus gastos y hagas recortes en aquellos innecesarios, podrías ahorrar casi 8 mil pesos y ese dinero podría irse a tus metas de ahorro. Por ejemplo, si toda la semana comes fuera, trata de preparar tu comida de lunes a jueves y el fin de semana comes fuera como siempre”, nos recomendó, Paulina Aguilar.

Ya ahorré ¿y ahora qué hago?

Una vez que ya tienes un plan y estás comenzando a generar ahorros, el siguiente paso es ver en dónde invertir ese dinero. Como mencionamos al inicio, existen alternativas de inversión en las que los plazos son cortos, máximo de 120 días y con un rendimiento anual estimado de entre 16 y 20%, son plataformas de crowdfunding o financiamiento colaborativo, les puedes prestar a personas, pequeñas y medianas empresas o a emprendedores, cada una tiene sus propias características y riesgos, la base es que estas plataformas te puedan brindar toda la información de forma clara, que sepas bien las condiciones de tu inversión.

Hecha la elección de la plataforma o plataformas en las que vas a invertir una clave es diversificar, no meter todo tu dinero al mismo proyecto, revisar las opciones que hay, tanto de plazos como de rendimientos y seleccionar los mejores dependiendo de tus objetivos.

Cualquiera que sea la decisión de inversión que tomen, recuerden tener muy clara la meta y el plazo en el que quieren hacerla realidad. Infórmense perfectamente de cómo funciona el instrumento en donde invertirán y antes de lanzarse al 100% pueden hacer pruebas con montos pequeños para que vean el funcionamiento de las plataformas o instrumentos financieros. Recuerden que estarán depositando su dinero, su confianza y el futuro de sus metas.

 

Dinero en imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.