Obispo de Saltillo, Raúl Vera critica gobierno de AMLO

La violencia y los problemas sociales que aquejan al país se deben atender desde lo estructural y no de una manera pragmática como lo está haciendo la administración actual, afirmó el obispo de Saltillo, Raúl Vera.

Después de participar en el encuentro Religiones y Culturas en Diálogo “Paz sin fronteras”, organizado por la comunidad católica Sant’Egidio, el prelado señaló que “se quiere salir de los problemas pero muy pragmáticamente. No, estos tienen su origen en una estructura que ha sido dañada y socavada”.

Para poder garantizar esta pacificación que se quiere para México -abundó- se necesita hacer una revisión “mucho más fuerte de cómo enfrentarla” con una visión “más cerca de lo que debe ser la comprensión del Estado”, con estructuras “que le garanticen a este país la grandeza en justicia y con democracia”.

Durante su participación en el encuentro, Vera también expuso que el crimen organizado en México creció porque “el Estado se coludió con ellos”. Además, dijo, “tenemos un sistema social que está causando esta violencia… Tienen más responsabilidad quienes han sido causa de esto”.

Por su parte, en la mesa de diálogo Migración hoy: Historias y propuesta, el sacerdote Alejandro Solalinde señaló que el gobierno federal no tiene una política migratoria sino acciones en la materia que derivan en errores y correcciones.

“El presidente de la República tiene buena voluntad, es un hombre que no le importa el dinero, que ama a la gente, gusta la democracia e independencia de México de los poderes fácticos capitalistas, pero de migración no sabe nada. Él no tendría por qué saberlo, pero tampoco en Gobernación ni en la Secretaría de Relaciones Exteriores por eso han dado estos traspiés”, dijo.

El problema, continuó, es que ninguna de esas dos dependencias federales “han buscado un diálogo directo con las organizaciones de la sociedad civil, con las casas de migrante, con la academia. Se necesita. No sé por qué razón se han ido por la libre y mientras sigan así nos va a seguir dando traspiés en esta materia en derechos humanos”.

De igual manera, señaló que actualmente se pueden observar dos polos en la defensa de los migrantes, quienes “a toda costa defienden el derecho al libre tránsito” a pesar de que en la frontera norte está la presencia del crimen organizado, que si logran cruzar a Estados Unidos, el presidente Donald Trump “no los va a tratar muy bien ahí y los va a regresar finalmente”, y que “la economía mexicana está en jaque”. Por otro lado están quienes entienden que en este momento “no pueden pasar, que hay una situación crítica pero vamos a ver qué podemos hacer con los que se están quedando”.

Resaltó que “por muy doloroso que sea, los migrantes son sumamente importantes y trascendentes para el mundo pero la prioridad en este momento es México y tenemos que rescatar este proyecto porque sino ni para el Dios ni para el Diablo”.

En su turno, María Antonia Bobadilla Ruiz, religiosa coordinadora del albergue para migrantes, víctimas y refugiados Casa Mambre, expuso que la mayoría de las personas que son solicitantes de la condición de refugio son mujeres y niños, el 71.3 por ciento.

Refirió que según cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados en 2013 registraron mil 293 solicitudes y al 30 de septiembre de 2019, han tenido 54 mil 377.

Señaló que algunas de las propuestas de los migrantes para atender su situación son actualizar la ley de migración con una atención humana, dar la misma importancia a quienes están en tránsito que a la integración de las personas en el país.

 

La Jornada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.