Mueren 17 tras desplome de avión militar en Pakistán

Al menos 17 personas murieron el martes cuando un pequeño avión del ejército se estrelló en una zona residencial de la ciudad paquistaní de Rawalpindi, dijeron responsables a la AFP, el último desastre que golpea al turbulento sector aéreo del país.

«Recibimos 17 cuerpos, entre ellos 12 civiles y cinco miembros de la tripulación. Doce personas resultaron heridas», dijo Farooq Butt, portavoz de los servicios de rescate. El balance anterior era de 15 muertos.

El accidente se produjo en plena noche en una localidad pobre de la periferia de la ciudad de Rawalpindi, cercana a la capital Islamabad y que aloja a la sede del poderoso ejército paquistaní. La zona fue rápidamente acordonada por las fuerzas del orden, mientras decenas de ambulancias llegaban al lugar.

El ejército precisó en un comunicado que se trataba de un avión de formación que realizaba una «misión de formación de rutina» en el momento del accidente, y confirmó que a bordo iban cinco miembros de la tripulación, dos de ellos pilotos. Los heridos fueron trasladados a hospitales y el incendio quedó sofocado.

De los restos del avión y las viviendas destrozadas aún se elevaba una columna de humo, constató un periodista de la AFP presente en el lugar. En un tejado cercano podían verse piezas del avión.

Una multitud de habitantes se concentró en el lugar, algunos de ellos llorando, como un anciano con barba blanca y el torso cubierto de vendas, Kala Khan, quien gritaba «¡Oh, mi hijo! ¡Mi hijo!», mientras otros habitantes intentaban consolarlo por la muerte de su hijo en el accidente.

Un residente contó a la AFP que el accidente se produjo alrededor de las 2H00.

«Estaba durmiendo cuando el ruido de una enorme explosión me despertó. Salí de mi casa y vi unas llamas enormes. Corrimos hasta el lugar, la gente estaba gritando», relató a la AFP Mohamad Sadiq, un vecino de la zona de unos 50 años.

«Los lugareños intentamos ayudarlos pero las llamas eran demasiado altas y el fuego demasiado intenso, así que no pudimos hacer nada. Entre los muertos hay siete miembros de una misma familia y la mayoría fallecieron por las quemaduras», añadió.

«Me desperté cuando el avión pasó por encima de mi habitación y ya estaba en llamas en el aire. El ruido era aterrador», afirmó por su parte otra residente, Ghulam Khan. «Después cayó sobre una casa en la que vivía una familia», añadió.

Pakistán registró varios accidentes de aviación en los últimos años, tanto de aviones como de helicópteros.

En 2016, un avión de la compañía Pakistan International Airlines quedó envuelto en llamas después de que una de sus dos turbohélices fallara mientras viajaba de una zona remota del norte de Pakistán a Islamabad, provocando la muerte de más de 40 personas.

La catástrofe aérea más mortífera en suelo paquistaní fue en 2010, cuando un Airbus 321 operado por la compañía privada Airblue que había despegado de Karachi se estrelló en unas colinas a las afueras de Islamabad, con saldo de 152 muertos.

 

La Jornada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.