Traté de humanizar a niños que encarcelaron injustamente: DuVernay

Cinco hombres condenados de forma injusta por la presunta violación de una mujer en Nueva York, en 1989, acusaron a Donald Trump de haber puesto precio a sus cabezas, mientras una miniserie de Netflix arroja luz sobre su terrible experiencia, que da origen al nuevo drama de la plataforma: When They See Us, dirigido y escrito por Ava DuVernay.

Trabajamos duro para respetar cada detalle. Mucho amor a los cinco hombres inocentes y a sus familias que compartieron sus historias conmigo. Es su momento. Es su turno, señaló DuVernay, primera directora de cine afroestadunidense postulada al Óscar por Selma.

Reflexionó sobre su decisión de no usar para el título la frase Central Park Five (Los cinco de Central Park). Explicó que el apodo se los dieron “la policía, los fiscales, la prensa…”.

Dijo que lo que a ella le interesaba era humanizar a esos niños y que la gente no viera sólo la etiqueta que habían recibido en estos años.

He tenido un montón de cosas hermosas en mi carrera, pero ninguna ha sido parecida a sentarse detrás de esos cinco hombres en una pequeña sala de proyección; observarlos cuando veían esa historia que hicimos en cuatro años. Lloraron, lloré. Se animaron, contó DuVernay a CBS en días pasados.

Siempre estuve conectada con este caso. Eran adolescentes en Harlem cuando fueron acusados, expresó.

Momento de contar la historia

Uno de ellos señaló que hace años solía desear que pudiéramos llegar al programa de Oprah Winfrey y contar nuestra historia. Ese momento es ahora…

Hace 30 años cinco adolescentes –cuatro negros y un hispano de entre 14 y 16 años– fueron acusados de violar y dejar casi muerta a Trisha Meili, una mujer blanca, ejecutiva de inversiones de 28 años.

Meili, quien sufrió una emboscada cuando había salido a correr, fue hallada moribunda en el parque. Se recuperó gradualmente, pero no logró recordar el ataque, dejando a la policía y los fiscales bajo una intensa presión para encontrar a los atacantes.

La historia cuenta cómo los adolescentes fueron detenidos durante una redada policial en el área e interrogados en profundidad, en general sin la presencia de un abogado o un padre.

El caso dominó los titulares de la prensa. Trump, magnate de los bienes raíces en aquel momento, atizó la indignación pública al pagar anuncios de página completa en diarios en los que se pedía la pena de muerte para los acusados.

Cuando Donald Trump sacó ese anuncio en los periódicos de Nueva York pidiendo nuestra ejecución, le puso precio a nuestras cabezas, sostuvo Yusef Salaam el viernes, en un acto de la American Civil Liberties Union en Los Ángeles en honor a los cinco hombres.

Los nombres, números de teléfono y direcciones de los acusados también fueron publicados por los periódicos en ese momento, añadió.

Si pudieran imaginar el horror, dice Salaam

Si pudieras imaginar el horror de eso… fue casi como si intentaran que alguien de los enclaves más oscuros de la sociedad entrara en nuestras casas, nos arrastrara de nuestras camas y nos colgara de los árboles de Central Park. Solo éramos unos niños. El sistema nos pasó por encima, contó Salaam.

A pesar de las grandes lagunas en la acusación y de que el ADN de los acusados no concordaba con el hallado en la escena del crimen, los cinco fueron condenados.

Pasaron entre seis y 13 años en prisión antes de que un violador en serie confesara que él había sido el único asaltante.

El caso fue un crisol de temores en un momento en que las relaciones raciales se tensaban, una epidemia de cocaína devastaba las comunidades pobres, el crimen violento se desataba y la brecha entre ricos y pobres se ampliaba cada vez más.

La serie que exhibe Netflix ha sido elogiada por los críticos y ha reavivado el debate sobre el caso, particularmente entre los que son demasiado jóvenes para recordarlo.

El actor Joshua Jackson, quien interpreta a uno de los abogados defensores, afirmó que el tratamiento del caso por la policía, los medios de comunicación y el público fue una costra que debe ser limpiada en la era de Trump.

Uno no puede pedir el asesinato de niños y ser perdonado por eso, afirmó.

En 2014, luego de una larga batalla legal, Los cinco de Central Parkrecibieron una compensación de 41 millones de dólares por el tiempo que pasaron tras las rejas.

Éramos niños cuando fuimos enviados a la cárcel y hombres cuando salimos. Tuvimos que luchar para romper la etiqueta que nos pusieron los medios, afirmó Salaam.

Soy uno de los cinco exonerados, añadió.

 

La Jornada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.