¿Puedes preparar tus finanzas si ocurre una recesión económica?

Ha pasado una década desde que estalló la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, la cual desencadenó una gran recesión económica en todo el mundo. Se perdieron ahorros personales, casas, trabajos y millones de dólares que dejaron a miles de personas debajo de la línea de pobreza.

Ahora, al revisar los reportes especiales que bancos de inversión, gestoras de fondos, brókers y diversos especialistas han elaborado, se percibe un consenso sobre una desaceleración mundial, luego de una fase expansiva tan larga; lo que puede provocar una nueva recesión.

Si bien es imposible predecir con precisión los motivos y el momento exacto de la próxima recesión, podemos identificar múltiples factores que pueden provocarla en los siguientes meses o años. Por lo tanto, es importante tomar medidas para proteger nuestras finanzas ante una crisis económica. Aquí te damos algunos tips.

1. Crea un fondo de emergencias. En una recesión económica, los despidos de trabajadores son algo habitual. Si no tienes un fondo de emergencia y eres despedido, puedes verte en la necesidad de pedir un préstamo y puedes quedar endeudado severamente.

De acuerdo con el gurú de las finanzas, Dave Ramsey, un fondo de emergencia debe cubrir de tres a seis meses de tus gastos indispensables. Esto te ayudará a mantenerte, mientras encuentras un trabajo. Ramsey nos dice que para construir este fondo, es recomendable que lo hagas rápidamente. Puedes buscar un trabajo extra o, incluso, puedes vender cosas que no te sean necesarias.

 

Para que no te sientas abrumado empieza a ahorrar al menos el 10% de tus ingresos, pero toma en cuenta que tardarás mucho más tiempo para reunir tres meses de tu sueldo. Quizá no habrá ese tiempo para construir un fondo de emergencia. Así que empieza a ahorrar lo antes posible.

 

2. No vendas tus acciones e invierte a largo plazo. Aunque ver los mercados derrumbarse provoca mucho miedo, si tienes acciones, procura no venderlas en caso de que existan minusvalías (pérdidas virtuales). Mantén un temple de acero y espera a que pase la turbulencia y entonces toma decisiones.

Por otra parte, si ya tienes tu fondo de emergencia, puedes aprovechar para invertir en la bolsa de valores. Las acciones bajarán de precio y, a largo plazo, cuando el mercado se recupere, puedes tener importantes ganancias. Eso sí, no pongas todos los huevos en una canasta, es decir, invierte en distintos instrumentos de inversión para evitar perder todo tu dinero, si sucede lo peor.

 

3. Paga tus créditos puntualmente. En una recesión, por lo general, el acceso al crédito es mucho más difícil y las tasas son más altas. Los bancos y las diversas plataformas de crédito se vuelven más exigentes a la hora de conceder nuevos préstamos o nuevas tarjetas de crédito.

Entonces, las personas que tengan buen historial crediticio tendrán mejores posibilidades de acceder a nuevas líneas de crédito con tasas más bajas.

 

4. Diversifica tus fuentes de ingresos. A las personas les afecta más una crisis cuando son despedidos y su trabajo es su única forma de ingresos. Busca distintas fuentes de ingresos, como rentar un departamento, compartir una habitación, rentar tu auto o cualquier otro activo o invertir en un negocio. De este modo, si te quedas sin trabajo seguirás teniendo ingresos que te permitirán hacer frente a los gastos esenciales.
En fin, ante una posible recesión, ordena tus finanzas para que no te agarre en curva. Crea tu fondo de emergencia, procura pagar todos tus

créditos en tiempo y forma. En cuanto a las formas de ahorro, en este momento, puede ser una buena opción invertir a largo plazo.

 

Dinero en imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.