Suben delitos de alto impacto en Minatitlán y Coatzacoalcos

Al menos tres delitos vinculados con la presencia del crimen organizado han registrado aumentos los últimos años en la zona que comparten las ciudades veracruzanas de Minatitlán Coatzacoalcos.

Recientemente, en esas urbes se registraron casos de violencia que tuvieron impacto a nivel nacional. En el caso del puerto fue el secuestro y asesinato de la empresaria Susana Beatriz Carrera Ascensión, cuyo cuerpo fue hallado decapitado a mediados de febrero.

Sus restos fueron puestos en bolsas, en donde dejaron un cartel en el que señalaban que lo habían hecho porque su esposo no había pagado el rescate.

En Minatitlán, el pasado Viernes Santo un comando irrumpió en una palapa donde se llevaba a cabo una fiesta y asesinó a 13 personas, entre ellas un niño de un año.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en ambos municipios la incidencia en homicidio doloso aumentó 295% entre 2015 y 2018, pues mientras en el primer año se iniciaron 48 carpetas de investigación por dicho delito, el año pasado sumaron 190 indagatorias.

En tanto, las extorsiones pasaron de nueve investigaciones en 2015 a 54 en 2018, lo que representa un incremento de al menos 500 por ciento.

 

 

EL NARCO

Respecto al narcomenudeo, la incidencia año con año ha tenido altibajos, pero con tendencia al alza, ya que en 2015 se registraron 23 carpetas, en 2016 fueron 20, en 2017 fueron 57 y 34 sumaron el año pasado.

Otros delitos con incidencia variable año con año son feminicidio, secuestro, robo a casa habitación, robo de vehículo de cuatro ruedas, robo a transeúnte y robo a negocio.

 

DESPIDEN A VÍCTIMAS DEL ATAQUE

 

Con voces de justicia y que la violencia ya sea frenada, familiares, amigos y vecinos de las víctimas de la masacre del Viernes Santo, en Minatitlán, los despidieron en medio de oraciones, cantos religiosos y en otros hasta con mariachi.

Las exequias iniciaron desde muy temprano. Los dolientes de Juan René López Velázquez, uno de los miembros del sindicato petrolero Sección 10, llegaron al panteón de la colonia Hidalgo, en medio de las coplas de La Barca.

Otra de las víctimas, una joven universitaria, fue sepultada en otro panteón en Coatzacoalcos, donde fue acompañada por sus compañeros, quienes llegaron de la ciudad de Puebla, donde estudiaba.

Por la tarde, fueron despedidos en el panteón del ejido Tacoteno Irma Barrera Álvarez, su sobrino César Hernández Barrera y el pequeño Santiago Barrera, en medio de un discreto dispositivo de seguridad.

La noche del sábado, los asistentes a una funeraria donde eran velados los restos de algunas víctimas, vivieron momentos de terror al ser apedreados por un sujeto que portaba un arma larga.

La proximidad de una patrulla de la policía estatal, hizo que rápidamente huyera, sin embargo, esta situación alarmó a los deudos de las víctimas, por lo que algunos, por temor, guardaron la ubicación de los funerales de sus familiares.

 

Fuente: Excelsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.