Cómo pagar gastos médicos si no cuentas con un seguro

Todos tenemos metas: tomar unas vacaciones o comprar ese auto que no te puedes sacar de la cabeza, pero ¿cuántas veces te has puesto a pensar en qué hospital deberías atenderte si sufres un accidente enfermedad? ¿Cómo pagarías los gastos médicos?

Ante estos eventos es mejor estar preparados económicamente porque te tenemos una noticia: ocurren a cualquier hora y a cualquier persona. Nadie está a salvo.

Lo ideal es siempre estar preparado con un seguro de gastos médicos o, en su defecto, un fondo de emergencia; pero en caso de que no lo estés y te encuentres en una emergencia médica, aquí hay algunas opciones para resolver lo más pronto posible tu situación, de acuerdo con expertos de Compara Gurú:

1. Préstamos informales

Acogerse a la familia o amigos suele ser la primera opción, pero debemos considerar que una deuda por demasiado tiempo puede estropear la relación, aun si el acreedor es un familiar cercano. Otra opción son las cajas de ahorro que no están debidamente legalizadas, en este caso el riesgo es que pongas en peligro algún patrimonio importante, por lo que la recomendación es abstenerse de recurrir a este tipo de recursos.

2. Tarjetas de crédito

Muchos hospitales y médicos aceptan pago con tarjeta de crédito, sin embargo, hay que considerar que los gastos por conceptos como medicinas, hospitalización, insumos y honorarios, entre otros, suelen ser muy elevados y deben pagarse más de una vez. Si todo lo cargas a la tarjeta, podrías llevar al límite tu plástico y generar una deuda con intereses impagable. Así dañarías también tu historial crediticio y tu capacidad de compra. Si te decides por esta forma de pago, sé disciplinado en tu forma de gastar y, sobre todo, de pagar.

3. Préstamos inmediatos

Ya sea por internet, a través de financieras o mediante ‘empeños’, son una forma de obtener dinero fuera del sistema bancario tradicional. En el caso de los empeños, además, dejas en garantía alguna posesión que se puede recuperar una vez que se paga el préstamo más los intereses que, en todos estos casos, suelen ser muy altos. La rapidez de este tipo de herramientas suele ser un factor clave para usarlos, pero te recomendamos que con esa misma rapidez los pagues, para no ahogarte en intereses.

4. Préstamos personales

La mayoría de las instituciones bancarias ofrecen la posibilidad de obtener un préstamo por una cantidad limitada a una tasa de interés cómoda con ciertos requisitos que, si cumples, te permiten liquidarlo con pagos e interés fijo.

Si lo requieres, acércate a un asesor financiero para calcular tu capacidad de endeudamiento y recuerda que es vital ahorrar cuanto antes una pequeña cantidad que tengas disponible como fondo para imprevistos.

 

Fuente: Dinero en imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.